Equipo Tonic_

    ¿Qué dice del momento actual el primer piso de Art Basel, tradicionalmente dedicado a galerías más “clásicas” y obras de primer orden, se ven y sienten más interesantes que la de los jóvenes del segundo piso? Por alguna razón, los clásicos brillan con un brillo excepcional en la Messeplatz esta vez, con viejos amigos históricos del arte mostrando nuevos lados de la profundidad y el exotismo. Aquí hay un tour de algunas de las mejores obras que se ofrecen en la feria.

    NICOLAS DE STAËL
    Syracuse (1954)
    Galerie 1900-2000 – Paris

    Nacido en Rusia en 1914 Nicolás de Staël pasó su juventud itinerante viajando por Europa y más allá -incluyendo un período de dos años en la Legión Extranjera francesa y un poco de escuela de arte- antes de establecerse en Niza, donde se acercó estéticamente hacia el círculo de los místicos modernistas locales, dirigidos por Jean Arp y los Delaunays. El estilo que emergió es de abstracción alegre, donde los bloques rudimentarios de color evocan paisajes vislumbrados a través de una ventana de tren, o vistos en la memoria.

    FRANCIS BACON
    Study From the Human Body – Figure in Movement (1982)
    Marlborough – New York

    “Nunca hay un mal momento para vender un Bacon”, opinó un dealer de Marlborough Gallery. Presentando todos los elementos de un gran Bacon -la caja fantasmagórica transparente, coloración vigorosa y figura mutante en agonía aparente-, la pintura avanza el interés de Bacon en el cuerpo en movimiento, pintado de fotos en revistas deportivas. 

    AUGUST SANDER
    “People of the 20th Century” (1876-1964)
    Berinson Gallery – Berlin

    Como joven, para ganar dinero, el fotógrafo August Sander vagaría por los pueblos de Colonia a pie para ofrecer sus servicios como un retratista para los lugareños de la clase trabajadora. Poco a poco, notó que sus súbditos llegarían a sus sesiones vestidos de formas altamente codificadas, comunicando a través de su atuendo y postura las maneras en que se veían a sí mismos -o querían ser vistos- en la sociedad. Esta realización dio nacimiento a una de las mayores hazañas artísticas en la historia de la fotografía, una serie de casi 700 fotografías que Sander tomó más de seis décadas, capturando el completo barrido del orden social de su tiempo, del trabajador desempleado al panadero, del albañil al banquero.

    ANDY WARHOL
    Gun 1981-82
    Mnuchin Gallery – New York

    La asombrosa serie “Death and Disaster” de Andy Warhol de principios de los sesenta ha encontrado un lugar en los corazones de los coleccionistas, pero esta pintura, hecha dos décadas más tarde, proviene de un lugar muy diferente. Después de todo, Warhol había experimentado personalmente el poder explosivo de un arma, cuando Valerie Solanas le disparó en su estudio en 1968, dejándolo con su cuerpo marcado y una cosmovisión agitada. Warhol invitó a sus amigos a llevar sus armas a su estudio -que algunos podrían considerar inusuales considerando el intento de asesinato- para que pudiera dispararles con su cámara Polaroid y luego monumentalizarlos sobre lienzo.

    FERNAND LÉGER
    Mural painting for fireplace of Nelson Rockefeller’s apartment – 1939
    Galerie Gmurzynska – Zürich

    Nelson Rockefeller llevó una vida encantadora: nació en la riqueza una familia dedicada al petróleo, viajó por el mundo, se convirtió en gobernador de Nueva York, y más tarde sirvió como vicepresidente de los Estados Unidos bajo Gerald Ford. Un coleccionista de arte enérgico, también era amigo íntimo de algunos de los más grandes artistas de su época, así que cuando se compró un apartamento de lujo en el último piso de la Quinta Avenida 810 le pidió a algunos de sus amigos artistas que lo decoraran. Uno de ellos fue Léger, que se instaló en el apartamento durante un tiempo para pintar una de las dos grandes chimeneas de Rockefeller (Matisse hizo la otra), cubriendo la pared con un lienzos y creando un paisaje otoñal marcadamente surrealista.

    URS FISCHER
    Bruno & Yoyo (2015)
    Gagosian – New York

    El artista suizo Bruno Bischofberger tiene algunas aspectos que lo hacen tener un estatus de leyenda: ayudó a traer el arte americano de la posguerra a Europa en los años 70 y 80, fue interpretado por Dennis Hopper en la película de Basquiat de Julian Schnabel y desde tiempos inmemoriales ha adornado las cubiertas de Artforum con fotos kitschy de la vida campesina bucólica en los Alpes suizos. Ahora el artista y su esposa han recibido otra dosis de inmortalidad por parte del artista Urs Fischer, con una escultura.

    Vía. https://news.artnet.com