Equipo Tonic_

    Visibilizar y legitimizar el rol que actualmente cumplen las editoriales en la escena artística es parte de la misión de este espacio, donde los visitantes podrán conocer a algunos de los mejores exponentes de la industria de publicaciones de arte impreso.

    Con el objetivo de promover el networking y el diálogo entre el público y los protagonistas de la escena, este espacio reunirá a editoriales y publicaciones nacionales e internacionales especializadas en arte contemporáneo. Camila Opazo, directora de TONIC, revista chilena especializada en arte, mercado y coleccionismo latinoamericano, es la curadora de esta nueva área de la feria. “Apostamos por publicaciones que toman riesgos, que son colaborativas y generosas en sus conocimientos y contactos porque el fin de este espacio es hacer crecer y fortalecer el arte y su cadena de acción en Latinoamérica”, explica. “El individualismo sólo lleva a pequeños éxitos, pero la comunidad cambia las sociedades”.

    Ch.ACO: ¿Cómo surgió la idea de crear TONIC?

    Camila Opazo: Soy hija de artista y crecí en la vereda del taller, la creación y el intelecto, sumado a un contexto sociopolítico que nos enfrentaba a diario con la compleja resolución económica que generaba el neoliberalisto. Por esto, la idea del mercado siempre parecía ser algo fatal. Cuando trabajé en una galería conocí el otro lado de la moneda y me enfrenté al mercado entendiendo la importancia de la gestión, cómo el sistema de las ferias impulsa las acciones del artista y cómo el coleccionismo -cuando es activo y no solo se entiende como bodegar las obras a la espera de que suban sus precios- tiene un rol fundamental para la conservación del patrimonio de nuestra región.

    Ch: ¿Cómo ves la oferta y demanda de revistas en el rubro del arte en Chile y Latinoamérica?

    CO: En Chile las revistas de arte son muy escasas y el mundo en general es bastante competitivo y rudo. Por suerte, con Tonic hemos encontrado un grupo de editores con los que hemos creado un espacio colaborativo e interesante de revistas y publicaciones que dialogan entre sí. Fuera de Chile la cosa es muy distinta y quienes trabajan en esto saben el esfuerzo que hay detrás, donde la colaboración es clave. Como directora de Tonic he podido ver que los lectores se han ido transversalizando, los artistas han entendido cada vez más nuestros planteamientos e investigación y los coleccionistas están muy interesados en medios de este tipo porque en ellos encuentran información de su interés. Además, el formato permite que el lector común, -que quizás se siente ajeno a este mundo-, conecte con él.

    Ch: El diálogo y conversación de la que hablas es uno de los objetivos de este espacio.

    CO: Estoy segura que será un espacio de cruce intelectual y de gestión donde no sólo serán acogidos los editores y lectores, sino que también los curadores, coleccionistas, artistas y galeristas. Este networking y la creación de nuevas redes hará que dejemos de ser países y nos transformemos en una región fuerte y comunicada. Es muy interesante cómo desde un libro o una revista se genera un diálogo entre un curador y un artista y cómo éste se transforma en una nueva exposición. Esta exposición lleva a un coleccionista a comprar obras, lo que genera valor simbólico al artista y nuevos tratos con el galerista. Las publicaciones son fundamentales para la visibilidad de las obras y para la conservación de la memoria, porque cada libro y cada número de una revista publicada es parte de la historia.

    Editoriales: Écfrasis (Chile), La Nueva Gráfica (Chile), Feroces editores (Chile), Vortex (Chile), Lom ediciones (Chile), S/T (Chile), Tonic (Chile), Terremoto (México), Meier-Ramírez (Perú), Membrana Ediciones (Perú), Banca Tatuí (Brasil), Libros de Fuego (Venezuela), Flach (Chile), Art Nexus (EE.UU), Popolet (Chile), Lote 42 (Brasil).