Equipo Tonic_

    Gachi Prieto es un espacio de gestión y reflexión independiente que se proyecta como punto de encuentro para dinámicas propuestas de arte latinoamericano contemporáneo. Nace en el 2007 como una consultora para la difusión del arte argentino en el exterior, la gestión cultural y el intercambio con galerías e instituciones del continente. Desde entonces trabaja con el compromiso de asumir prácticas que prioricen al artista, a la obra y al contexto de producción.

    Como plataforma para la investigación, producción, y contextualización del arte contemporáneo desde perspectivas diversas, en 2012 hemos lanzado el Proyecto PAC (Prácticas Artísticas Contemporáneas), una instancia de formación rigurosa e interactiva para artistas contemporáneos que buscan enriquecer, en el diálogo con agentes diversos y expertos, su propia práctica a través de un programa anual de encuentros de análisis, crítica y producción de arte. En el año 2014 se agregó un nuevo programa anual para curadores y se lanzó el primer libro de la Colección Pac de artistas argentinos. El equipo docente está conformado por Rodrigo Alonso, Rafael Cippolini, Valeria González, Daniela Gutiérrez, Eduardo Stupia y Andrés Waissman.

    Para esta versión de Ch.ACO Gachi Prieto trae un grupo de artistas entre los que aparece un chileno, en conversación con Tonic Gachi nos habla de su participación en la feria.

    Equipo Tonic: ¿Qué significa para ti el arte?

    Gachi Prieto: He vivido siempre en relación con el arte. Me parece imprescindible como espacio vital, de experimentación e interconexión que permite propiciar lazos sociales más sensibles y consientes. Mi rol como galerista es generar vínculos sanos y verdaderos entre los artistas y el sistema del arte en general. Me interesa descubrir nuevos ángulos desde donde pensar la producción contemporánea y aportar a la discusión sobre arte, política y sociedad.

    Desde la galería nos proponemos construir de forma colectiva, un discurso que se arma desde lo poético, un entramado de voces que develen otro recorrido en el contacto con las artes visuales. Desde el año 2012 desarrollamos un programa educativo anual para artistas y curadores, Proyecto PAC, que ya va por su quinta edición, e investigamos en torno al cruce entre la escritura y las artes visuales, posicionados en pensar la imagen-obra en términos anacrónicos. La imagen es en sí atemporal y absoluta, somos nosotros quienes construimos discursos, escribimos, actualizamos y pensamos.

    Considerando la importancia del registro histórico cada proyecto es acompañado por la edición de un pequeño libro que se propone materializar un trabajo cuyo eje está puesto en el cruce de disciplinas como construcción independiente y propia de la experiencia del ciclo de muestras de la galería Gachi Prieto.

    E.T: El desafío que ha afrontado tu espacio parece ser un modelo digno de replicar, porque mucho de lo que cuentas forma parte de un modelo de relaciones laborales contemporáneas que muchas veces no se ven mucho en el mundo del arte, por eso me interesa saber ¿cuáles son los desafíos del arte y de las galerías hoy? ¿Cuál crees que es su aporte al sistema completo?

    G.P: El gran desafío que enfrentamos a la hora de generar contenidos es la sobre-estimulación, el ruido en las comunicaciones y la vertiginosidad de nuestro tiempo. Las galerías de arte hoy ya no son espacios donde solamente se realizan transacciones comerciales sino que se han instituido como uno de los legitimadores más importantes dentro del campo artístico junto a museos e instituciones. Por lo tanto y como resultado de la mayor profesionalización que se viene logrando recientemente en nuestros contextos regionales, necesitan profundizar la relación con sus artistas y su público y trabajar en el largo plazo, con objetivos claros, estrategias y flexibilidad. Todo cambia todo el tiempo y creo que es importante pensar más allá del espectáculo, programar muestras significativas, que permitan un acercamiento distinto a la experiencia con la obra, que movilicen y aporten sentido.

    E.T: En relación a la feria ¿qué artistas traes a la feria y por qué?

    G.P: En esta edición de Ch.ACO presentaremos reconocidos referentes de las escenas de arte contemporáneo de Chile y Argentina, como Samy Benmayor, Andres Waissman, Viviana Zargon y Kirsten Mosel, cuyas obras se articulan como registros de una época, hablan de algo que ya ha sido, pero también proyectan la identidad de lo que es y que, de algún modo, nos define. Esta selección de trabajos genera evocaciones históricas, literarias y poéticas. Y el aporte de Carolina Magnin y Sabrina Merayo Nuñez, dos artistas jóvenes argentinas cuyos lenguajes buscan intervenir en el campo cultural, en pos de desarticular formatos y explorar nuevos ámbitos.

    E.T: No es primera vez que participas de la feria, por eso es interesante saber ¿cuál es tu visión de la escena chilena en relación a la feria?

    G.P: Vengo a Chaco desde hace ya más de cuatro años y cada edición es un nuevo descubrimiento de la riqueza y complejidad de la escena local. No solo participo de las jornadas de la feria sino que realizo casi todas las actividades del programa VIP para seguir conociendo talleres de artistas y nuevas propuestas institucionales. La feria permite el cruce entre las producciones de varios países latinoamericanos e internacionales en general y amplia las oportunidades de visibilidad para los artistas y de establecimiento de alianzas estratégicas y lazos comerciales para las galerías.

    • andres-waissman_barahunda-ii
    • sabrina-merayo-nunez-_-fragmentos-viii
    • viviana-zargon_-instalacion-objetos-inutiles
    • k-mosel_cape-2015
    1. 1
    2. 2
    3. 3
    4. 5